Una imagen vale más que mil palabras…¿o no?

Cuando los autores presentan datos cuantitativos en sus artículos científicos suelen tener como objetivo fundamental el de establecer comparaciones entre diferentes colectivos o momentos de tiempo. Los expertos en Data Visualization muestran un acuerdo casi unánime respecto a la superioridad de los gráficos frente a las tablas de datos a la hora de satisfacer este objetivo.

Según estos expertos el recurso a las tablas de datos debería limitarse a aquellas ocasiones en las que es vital la precisión en la transmisión del dato. Las tablas, sin embargo, constituyen un recurso muy limitado a la hora de representar patrones generales que permitan efectuar comparaciones.

Todo esto está muy bien. El problema surge cuando nos damos cuenta de nuestras limitaciones a la hora de elaborar gráficos que cumplan con su misión de transmitir información.

Este artículo de Gelman, Pasarica y Dodhia nos enseña algunos trucos acerca de cómo hacerlo. En él se pasa revista a un total de 7 tablas de datos y se propone, para cada una de ellas, una representación gráfica mucho más “comunicadora”.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: